Una tradición super alemana es cuadrar con los amigos, conocidos o familiares para tomar café (o té) y comer torta. El término es: vamos a encontrarnos para Kaffee und Kuchen.

Cuando vas de visita a una casa, te ofrecen torta o tu misma ofreces llevar una. No hace falta ponerse a inventar llevando galletas o cualquier otro tipo de dulce, ustedes aténganse a la torta y todo saldrá bien.

Las tortas más populares acá son las de queso, de manzana, de amapola, de fresas y de frambuesas.

Comparte: