Algo bastante típico de Alemania es ver containers para ropa y zapatos viejos. Repartidos en varios puntos de las ciudades se encuentran estos containeres donde puedes llevar la ropa que ya no usas o no quieres.

Requisito único es que la ropa o zapatos estén en buen estado porque es para pasarla a otras personas. Usualmente las prendas van dirigidas a personas de bajos recursos que las necesiten.

Muchos de estos containers son administrados por algunas iglesias y por la cruz roja. También se sabe o se dice que hay containers de empresas privadas, que se encargan de vender estas prendas y hacer ganancia.

Si quieres hacer una buena obra, lleva tu ropa a los containers identificados con alguna iglesia, la cruz roja u otra organización conocida.

Comparte: