Aquí hay un hecho indiscutible, ¡los alemanes aman las papas!

Este rico tubérculo proveniente de Suramérica es uno de los ingredientes favoritos de la cocina alemana. Este noble, nutritivo y rico alimento se prepara de muchísimas formas acá, siendo la famosa ensalada de papas y las Bratkartoffeln (papas hechas en sartén) las más emblemáticas y representativas de la cocina nacional. Esto sin dejar atrás las queridas e internacionales papas fritas.

Las papas llegaron en el siglo XVII para quedarse y conquistar los paladares de los germanos. Para una generación de alemanes la papa tiene un rol histórico muy importante, pues era prácticamente lo único que se conseguía durante el periodo de guerra y post guerra.

Algo bien particular de las papas que no conocía en Venezuela es que se venden en dos grandes grupos: Mehlig (suaves) o festkochend (duras). Las primeras se prestan para hacer, por ejemplo, puré o croquetas, y las segundas se recomiendan para hacer papas fritas o las famosas Bratkartoffeln.

Las papas, en cualquiera de sus presentaciones, son el acompañante por excelencia de todos los platos alemanes y no hay un menú de restaurante o evento donde falte este rico alimento.

Comparte: