Todavía recuerdo la primera vez que vi esto. Fue en el 2010, iba camino a casa en el bus. Tomé un puesto y enseguida se llenó el bus, era hora pico y todo estaba ese día un poco congestionado.

De repente el hombre que tengo al lado saca envoltorios de cigarrillos y su respectivo relleno. Y ahí mismo delante de todo el mundo empieza a hacer sus propios cigarrillos. Yo estaba en shock, pensé que era marihuana, olía muy fuerte.

Estaba horrorizada y no entendía cómo era que todo el mundo veía eso y nadie decía nada. Yo no me quería parar de mi puesto porque había demasiado tráfico y todavía me faltaba mucho para llegar a mi casa, pero sí fue una imagen que me impactó.

Llegué finalmente a casa y le conté a mi esposo y me dijo de lo más tranquilo que eso seguro no era marihuana, sino la nicotina pura que compra mucha gente para hacer sus propios cigarrillos, ya que abarata bastante los costos. Simplemente compran sus ingredientes y donde les va provocando, van haciendo sus cigarrillos.

Quizá me pasé ahí de inocente que no supe distinguir qué era, pero en todo caso, aunque esto ya lo he visto varias veces acá en Alemania, me resulta algo “extraño” esta elaboración “artesanal”.

Comparte: