Esta semana tengo de invitada a Irene de Alemania entre bastidores. Ya que mi blog es desde una perspectiva latina, quería tener una perspectiva europea. Ciertamente hablamos el mismo idioma, pero el trasfondo cultural de ambas es distinto. Vamos a ver qué nos cuenta ????

 

Cuando Giraluna me habló sobre su blog estuve curioseando sus entradas, y algunas de las cosas que comentaba que a ella le sorprendían de Alemania, a mí me llamaron la atención que le sorprendiesen, pues para mí, eran algo de lo más normal. No por haberlo vivido en este país, sino porque en España son iguales.

El choque cultural que yo tuve al llegar aquí fue grande, pero siempre pensé que alguien de algún país de otro continente debía de tener un choque mucho mayor, y por lo que veo, no me equivoqué.

He tomado como referencia los tres artículos llamados “Pasos a seguir para convertirte en alemán”, y he seleccionado las cinco cosas que más me han llamado la atención, porque a mí también me chocaron al venir a Alemania, y las cinco costumbres que me sorprenden que le sorprendan.

 

5 choques culturales que a mí también me pasaron o costumbres que me llamaron la atención:

  1. Sé puntual. Si tienes un compromiso a las 3, es a las 3 en punto, no a las 3:30 ni mucho menos a las 4 o 5.

Algo que jamás cambiaría y que me encanta de Alemania. Odio esperar y que me esperen, en España me desespero.

  1. Ten una agenda y planifica absolutamente todo, incluso los encuentros con los amigos o conocidos. Repórtate y cuadra siempre con la persona. Ni se te ocurra caerle de sorpresa a alguien en su casa.

Es una costumbre que no me desagrada. Me parece curioso quedar con un amigo y planear el encuentro para dentro de un mes. Pero al final, como todo el mundo lo hace, uno se acaba adaptando a ello.

  1. Celebra el día de Nikolaus (que no es lo mismo que el popular santa que todo el mundo conoce).

¡Me encanta! Todo lo que sea dar y recibir regalos lo añadiré a mi vida. Si algún día regreso a España creo que seguiré celebrando Sankt Nikolaus.

  1. En una presentación de trabajo o de colegio/uni, no aplaudas al final. Dale a la mesa con los nudillos de los dedos.

Esta costumbre me llamó mucho la atención la primera vez que la vi. Me pareció muy curioso que no se aplaudiese.

  1. Compra closets para tu vivienda porque éstas vienen solo con los puros cuartos. No hay closets empotrados.

Ni armarios empotrados, ni cocina. Aquí las casas vienen vacías, solo con los sanitarios del baño. Del resto, cocina incluida, te tienes que ocupar tú mismo.

 

5 cosas que me sorprenden que sorprendan:

  1. Olvídate de la leche en polvo y acostúmbrate a tomar leche líquida.

Nunca tomé leche en polvo. Es algo que me suena muy raro, para mí la leche siempre ha sido líquida.

  1. No pongas papel ahumado a tu carro.

Algo que señala la baja tasa de delincuencia en este país. Aunque diría que es algo normal en Europa que los coches no tengan que llevar una protección extra en los cristales, pues no se necesita. Es algo a valorar, aunque los que estamos acostumbrados a ello no lo apreciemos, o mejor dicho, no nos demos cuenta del lujo que tenemos.

  1. Si tienes una moto, conduce por tu canal y en el mismo orden que los carros.

En España las motos también se meten algunas veces entre los coches y hacen giros bruscos. Pero deben de hacerlo mucho menos que por América Latina, pues no fue algo que me llamase especialmente la atención.

  1. Báñate con Duschgel en vez de con jabón.

Esto me deja confusa. Nunca me había dado cuenta de ello. Debe ser que en España también utilizamos gel de ducha, pues me suena muy raro eso de ducharme con jabón, me lavo las manos con jabón, pero me ducho con gel…

  1. La luz del baño la encuentras afuera del mismo, raras veces está adentro.

Cierto, pero tanto en Alemania como en España. En una entrada dices que es por temas de seguridad, pero si eso fuese así, en los baños alemanes tampoco habría enchufes, y sí los hay, al menos en los baños nuevos. Aunque las casas antiguas no tienen enchufes en los baños. Igual viene de eso, por motivos de seguridad, y se ha quedado así por costumbre.

Extra

Costumbres alemanas que jamás entenderé:

-Toma agua con gas.

¡Jamás! Nunca. Me niego con todas mis fuerzas a aceptar esta costumbre. Todos los refrescos en este país tienen gas. Y a mí, que no me gusta, tengo que estar leyendo todas y cada una de las etiquetas para buscar esa letra pequeña perversa en la que siempre aparece el mit Kohlensäure.

No entiendo ni entenderé esta costumbre. El gas no quita la sed, y además, hincha un montón.

-Ponte sandalias con medias (preferiblemente blancas).

¿Por qué? ¡No! No lo hagas. Si alguien tiene buen gusto, no lo estropees. Tampoco te pongas los calcetines estirados hasta las rodillas, da lo mismo el color que sea, no lo hagas.

-Escucha, canta y baila Schlager.

No, por favor. Qué horror de música. Se mete en la cabeza y cuesta muchísimo sacarla. Todas las canciones tienen el mismo ritmo. Escuchada una, escuchadas todas.

Muchas gracias a Giraluna por haberme invitado a su blog, ha sido muy curioso ver la perspectiva de otro inmigrante como yo, pero con una cultura diferente a la mía y a la de nuestro país de acogida.

¡Un saludo!

 

Comparte: