Esto fue un concepto totalmente nuevo para mí y realmente adorable, los saquitos para dormir de bebés. Estos sacos se usan para abrigar a los niños sin tener que recurrir a una cobija o sábana, con lo cual se reduce el riesgo de muerte súbita por asfixia en los bebés.

Los hay desde para bebés recién nacidos hasta niños de 5-6 años. Sin embargo, su uso principal es para los primeros dos años del niño. Para el verano se consiguen sin mangas y para el invierno con mangas largas. El rango de precios va entre 10 y 70 euros, dependiendo de la marca. Hay diseños para todos los presupuestos.

Esta prenda aparte de ser útil es super adorable. Los niños se ven demasiado lindos metidos en sus saquitos. Y todavía más lindos se ven cuando empiezan a gatear o a caminar con el saquito puesto =D

Comparte: