La primera vez que vi esto fue cuando estaba haciendo mi curso de alemán. Uno de mis compañeros estaba haciendo una presentación y cuando terminó, la profesora golpeó la mesa con los nudillos de sus dedos. Todavía recuerdo la cara que pusimos todos en el salón, cara de ¿????????????

La segunda vez que tuve la oportunidad de presenciar este gesto cultural alemán fue en mi primer trabajo acá, estaba en una reunión de todo mi departamento. Cuando mi compañera terminó su presentación, todos golpearon la mesa y yo instintivamente aplaudí, porque así es como lo conozco. Fue muy gracioso, todos me miraron raro y se rieron.

Entonces ya saben, si están acá, al terminar una presentación de oficina, colegio, universidad o similar, no aplaudan, golpeen la mesa con sus nudillos.

Comparte: