Cuando llegué a Alemania y vi estos conos (Schultüten) por primera vez en una tienda, me parecieron lindos pero un poco raros.

La tradición consiste en que cuando los niños salen del preescolar y empiezan el 1er grado del colegio, reciben de los padres o de los abuelos un cono decorado lleno de regalitos como dulces, jugueticos y/o materiales escolares.

Cada niño lleva su cono el primer día de clase y lo tiene consigo todo el día, con lo cual se alivia el nerviosismo del primer día en el colegio.

Antes de tener a mi hija no me parecía nada del otro mundo esta tradición, y hasta algo rara la veía. Pero ahora que soy mamá, ciertamente me parece adorable cuando todos esos chiquillos se aparecen en el cole con sus conos que son casi que más grandes que ellos.

Comparte: