Los alemanes son super reservados y bastante selectivos en cuanto a amistades se refiere. No se dan con cualquier persona y para lograr entablar una amistad con ellos cuesta muchísimo, ellos mismos lo aceptan. No es como con los latinos, que agarramos confianza rápido.

Cuando conoces a alguien y empiezan a encontrarse, lo hacen en lugares públicos. Para que los alemanes te inviten a su casa, pasará mucho tiempo y una vez que lo hagan, habrás pasado una barrera muy importante para ellos.

En general se puede decir que es difícil entrarle a los alemanes, pero una vez que los conquistes, son amigos fieles.

Comparte: